12 lugares que te sorprenderan del Oriente de Asturias

El oriente de Asturias es una cuña de tierra verde y caliza que encierra secretos y maravillas inimaginables. Los valles más profundos, las playas más paradisíacas y las más altas cumbres se abrazan en esta comarca que tanto en la costa como en el interior exhibe paisajes de ensueño y paisanajes de solera, en una prodigiosa combinación que ha dado a la Humanidad notables creaciones como los quesos de Picos de Europa – entre los que destacan el Gamonéu y el Cabrales -; la Fiesta de las Piragüas – única declarada de Interés Turístico Internacional en Asturias -; la arquitectura indiana – con interesantísimas muestras como las que existen en el pueblo de Colombres, o el surgimiento del Reino de Asturias – primero de los reinos cristianos peninsulares -, y cuyas huellas pueden rastrearse aún hoy (mil trescientos años después) en el municipio de Cangas de Onís y alrededores.

Pero además en este territorio tan especial, el diálogo entre la naturaleza y el ser humano se pone de manifiesto en hechos históricos tan relevantes como la conquista del Picu Urriellu (también conocido como Naranjo de Bulnes); la declaración del Primer Parque Nacional de España hace ahora cien años en la Montaña de Covadonga, o el hallazgo – que cumple medio siglo en este 2018 – de las impresionantes pinturas y grabados prehistóricos de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, que son una prueba de la constante interacción humana con el medio en esta parte del mundo.

Y por si fuera poco, por esta comarca, que está como tocada por la magia de la divinidad, transcurre el Camino jacobeo de la costa, dejando una estela de escenarios con vistas al mar dignos de protagonizar el mejor de los filmes, donde se conectan íntimamente cultura y naturaleza.

Así que en este itinerario en el que te proponemos que descubras 12 lugares increíbles en el oriente de Asturias, te vas a encontrar una sucesión de sorpresas que seguro querrás compartir con tu familia, amigos y conocidos. ¡Prepárate para soñar!

Amieva, desniveles de vértigo y valles de leyenda

Amieva se caracteriza por sus grandes desniveles, que dibujan paisajes inusitados, donde te encuentras valles infinitos, como de cuento, y cumbres que se te antojarán inalcanzables.

Ruta del Beyu Pen en Amieva

Sus pueblos, colgados de laderas, y auténticos remansos de tranquilidad, son tan fotogénicos que parecen postales, porque siempre hay un mirador natural desde el que puedes contemplarlos como si fueran de juguete.

Nombres como Sames, Amieva, Carbes, Argolibio, Villaverde, Cirieño, Pen o San Román forman parte de un largo etcétera de pueblos y aldeas de ensueño, por los que puedes perderte recorriendo rincones, disfrutando con sus vistas, con su hospitalidad, con su buena gastronomía, haciendo una ruta o reponiendo fuerzas para una escalada o cualquier otra actividad de turismo en la naturaleza.

Y es que en Amieva podrás recorrer senderos mitológicos, refrescarte en ríos cristalinos de alta montaña como el Sella y el Dobra, hacer una parada en majadas como salidas de una obra de arte o recorrer el Valle de Angón, tan mítico que hasta Pedro Pidal, artífice de la Declaración del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, quiso contemplarlo eternamente al pedir descansar para siempre en el Mirador de Ordiales.

¡En Amieva te moverás entre el vértigo y la leyenda!

Cabrales, la tierra de los dos iconos

Toda Asturias, por su propia esencia y naturaleza, resulta muy icónica, pero la verdad es que Cabrales se lleva la palma, porque es nada más y nada menos que la tierra donde se produce uno de los mejores quesos azules del mundo, el afamado Cabrales, y donde se encuentra una de las cumbres más conocidas en el alpinismo internacional: el Picu Urriellu, también conocido como Naranjo de Bulnes.

Bulnes en invierno

Bulnes en invierno

Visitar Cabrales es pararte en Poo, en Arenas, subir hasta Asiego, Poncebos, Sotres, Tielve o Bulnes, emblemáticos lugares – que lucen maravillosos incluso en invierno -, y algunos de los cuales tienen excelentes vistas a los Picos en general y al Urriellu en particular. Es visitar el museo del queso, o degustar el mejor Cabrales en alguna de sus queserías, o disfrutar haciendo alguna ruta de montaña, emulando a los grandes del alpinismo, que han caído y caen rendidos ante el magnetismo de este rincón de los Picos de Europa.

¡Así que Cabrales es sin duda alguna la tierra de los dos iconos!

Picos de Europa, Covadonga y Cangas de Onís, un trío de ases

Cangas de Onís, empezando por su conocido Puente Romano del que pende la Cruz de la Victoria, destila historia. Y es que esta pequeña, acogedora y coqueta ciudad fue la primera capital que tuvo el antiguo Reino de Asturias, que precisamente en 2018 está de aniversario pues cumple 1.300 años.

Puente Romano en Cangas de Onís

Puente Romano en Cangas de Onís

Muchas son las referencias al primigenio reino que te encontrarás en la ciudad canguesa y por todo el municipio, primordialmente en el Real Sitio de Covadonga, donde, según la tradición tuvo lugar la famosa batalla y donde existe desde hace cientos de años una asentada devoción mariana.

Santa Cueva de Covadonga

Santa Cueva de Covadonga

Evidentemente, la visita a Covadonga, con su cueva y basílica, la subida a los Lagos – como emblema del espíritu de Picos de Europa -, y un paseo por Cangas de Onís, son una parada obligada para conocer una de las esencias de Asturias.

¡Además este año podrás celebrar un triple centenario: 100 años de la coronación de la Virgen, 100 años del Parque Nacional de los Picos de Europa y 1300 de los orígenes del Reino de Asturias!

Caravia, el Camino de Santiago más vistoso y marinero

Caravia es un pequeño municipio de la costa oriental de Asturias, caracterizado principalmente por la belleza de sus pueblos y por el encanto de sus playas, algunas tan conocidas como La Espasa o el Arenal de Morís, sin olvidar la Beciella.

Camino de Santiago a su paso por Caravia

Camino de Santiago a su paso por Caravia

En Caravia el Camino del Norte o de la Costa transcurre prácticamente a pie de ola, con unas vistas panorámicas tanto de playa como de montaña que te pondrán los pelos de punta de pura emoción. Un paseo por esta Ruta Jacobea dejará en tu retina imágenes espléndidas, en las que peregrinos se mezclan con senderistas, surfers, bañistas y otras especies propias de la costa.

Playa de Cué en Llanes

¡Sin duda en Caravia disfrutarás uno de los tramos más vistosos y marineros de la Ruta Jacobea!

Llanes, villa y costa

Si de Madrid decimos que se trata de la Villa y Corte, de Llanes podemos hablar sin duda de la Villa y Costa. Y es que este carismático municipio del oriente tiene una villa histórica y blasonada como capital, que es una de las más destacadas de cuántas se asoman a la costa asturiana, y donde la arquitectura típica asturiana y la indiana conviven en total armonía.

Playa de Cué en Llanes

Playa de Cué en Llanes

Además la costa llanisca es muy famosa por sus playas – más de treinta -, y donde lo tendrás complicado para optar por una, porque si una es guapa, la otra más. En cuestión playera tienes de todo: playas urbanas, playas salvajes, pedreros, calas, románticos islotes…

¡La villa y costa tiene unas playas que te harán perder el sentido!

Onís, uno de los sagrados templos del quesu Gamonéu

Onís es un territorio que sabe y huele a queso. A uno de los mejores quesos del mundo: el Gamonéu. Monte y aldea, majadas y pastores. De todo ello tiene a raudales Onís.

Nombres tan míticos como Soñín, Belbín, Vega Maor, Ostón… están unidos al pastoreo en los Picos de Europa, y a la creación de este preciado tesoro gastronómico, cuyo textura y sabor te resultarán inolvidables.

Valle de Soñín en Onís

Valle de Soñín en Onís

Una parada en Benia, la capital del concejo, será imprescindible para que entiendas la cultura de este territorio, para comer bien, para hacer un alto en el camino, para adquirir alguna delicia gastronómica y para tomar contacto con los habitantes del lugar…

Y luego lo suyo es echarte al monte y patear in situ los territorios del Gamonéu.

¡En Onís comprobarás que el Gamonéu es sagrado!

Arriondas, un lugar piragüero por excelencia

El concejo de Parres y especialmente su capital, Arriondas, es un lugar con gran tradición deportiva fluvial, vinculada especialmente al piragüismo. Cada año, desde hace nada menos que 82, Arriondas se convierte en una capital internacional del piragüismo a primeros de agosto, porque el primer sábado de este mes tiene lugar el Descenso Internacional del Sella o Fiesta de las Piraguas, única en Asturias declarada de Interés Turístico Internacional, y que recorre los 19 kilómetros de río que separan Arriondas de Ribadesella.

Esta fiesta inunda de ambiente Arriondas – donde tiene lugar la salida -, y todo el mundo quiere emular la gesta de Dionisio de la Huerta – creador del Descenso – y sus amigos, y por supuesto tú no serás una excepción. Te rendirás de inmediato a la magia de este río, y bajarás el Sella, en medio de la algarabía, como un piragüista más.

Mirador del Fitu

Mirador del Fitu

Después de una intensa jornada, puedes acercarte al Mirador del Fitu, a contemplar unas impresionantes vistas de los Picos de Europa y de todas las montañas del oriente de Asturias, y también de la costa. Por supuesto, siempre que el día esté despejado.

¡En Arriondas te sentirás el rey (o la reina) del río!

Las Peñamelleras, el gran balcón del Cares

Por las Peñamelleras (Alta y Baja) puedes continuar tu periplo fluvial, conociendo los más bellos parajes que existen en torno a otro gran río asturiano: El Cares.

San Esteban de Cuñaba

Las Peñamelleras son territorio de buena miel y salmones, de arquitectura indiana, de quesos, de bolos, de tradiciones muy antiguas, y de paisajes inigualables.

San Esteban de Cuñaba

Bajo el influjo de la cordillera del Cuera, que te lleva a picos míticos como El paisano, y la eterna presencia del Picu Bores, en las Peñamelleras te encontrarás pueblos y aldeas donde querrás quedarte a vivir: Abándames, Alevia, Suarías, Cimiano, Para, Cerébanes, Cavandi, Panes, San Esteban de Cuñaba, Alles, Ruenes, Niserias y un largo etcétera hacen de este territorio una frontera de marcada personalidad, y llena de encanto y sorpresas.

¡En las Peñamelleras descubrirás la Asturias más oriental!

Piloña, una gran reserva etnográfica

Piloña es un extenso y prolífico municipio en lo que a tradiciones y riqueza cultural se refiere. Es una de las mecas del turismo rural en Asturias, precisamente por la autenticidad de sus aldeas y la belleza de sus paisajes, que lo convierten en una zona perfecta para hacer rutas y disfrutar de la naturaleza en plenitud.

Como no podía ser de otra manera, también es tierra de míticos ríos como el Infierno, el Espinaréu o el Piloña, éste último afluente del Sella y que también concita una gran tradición piragüística y festiva.

Espinaréu en Piloña

Espinaréu en Piloña

Y si por algo destaca Piloña también, es por pueblos como Espinaréu, con más de 26 construcciones típicas, entre hórreos y paneras, y que constituye un conjunto etnográfico de primer orden para conocer de cerca la vida en las aldeas asturianas desde hace siglos, con un ambiente muy rural y muy vinculado a la madera.

¡Una visita a Espinaréu te dejará con la boca abierta, contemplando el esplendor de los hórreos asturianos!

Ponga, un maravilloso Parque Natural

Ponga es otro de los territorios orientales que atesoran maravillas naturales. Una de las más llamativas sin duda es el enclave conocido como Parque Natural de Ponga, fronterizo con los Picos de Europa, y que se caracteriza por sus grandes desniveles, sus bellas praderas y sus imponentes cumbres calizas.

Parque Natural de Ponga

Parque Natural de Ponga

El Parque tiene una orografía tan singular como fascinante, y te hará salvar ríos, angostos valles, y llamativos desniveles, y todo para llegar a contemplar la belleza de picos como el Peña Ten, el Tiatordos o el Campigüeños. O bien para sumergirte en frondosos bosques – como el de Peloño -, que de todo hay en este espacio natural.

Ponga, al igual que otras zonas del oriente, es tierra de ríos y arroyos, que desembocan en los dos grandes caudales que transcurren por el Parque: el Sella y el Ponga.

¡Tu baño de naturaleza en Ponga será absolutamente reconfortante!

Ribadesella, una villa prehistórica

Ribadesella podría ser considerada con todo merecimiento una villa prehistórica, porque allí se encuentra uno de los grandes templos mundiales del Arte Rupestre, la cueva de Tito Bustillo, que este año 2018 celebra los 50 años de su descubrimiento.

Ribadesella

Ribadesella

En el corazón del macizo de Ardines se encuentra esta cueva, y justo a su lado la Cuevona, y para saber todo lo que desees sobre la historia de Tito Bustillo y su entorno, tienes que pasarte por el Centro de Interpretación que se encuentra a escasos metros de la entrada misma de esta cueva.

Viajarás a los orígenes de la Humanidad, y después para volver al mundo actual, date una vuelta por Ribadesella. Lo tiene todo: buen ambiente, gastronomía marinera, casco histórico, varias playas, y especialmente la de Santamarina te mostrará en primera línea de playa bellos exponentes de arquitectura indiana…

¡Ribadesella te transportará del pasado al presente y viceversa, en un cómodo viaje!

Ribadedeva, belleza indiana y natural

Ribadedeva representa el extremo oriente de Asturias y es muy conocido por pueblos tan característicos como Colombres, uno de los máximos exponentes de la arquitectura indiana en Asturias.

En Colombres, que además ostenta el galardón de Pueblo Ejemplar de Asturias, se encuentra el Archivo de Indianos, un museo ubicado en un palacio indiano y de cuyos jardines y arquitectura, así como de sus contenidos, te quedarás prendado.

Un relajado paseo por Colombres te hará ir mirando a un lado y a otro, contemplando ejemplos espléndidos de casas indianas, y llegarás a pensar que estás inmerso en un gran plató cinematográfico al aire libre.

Monasterio de Tina en Ribadedeva

Monasterio de Tina en Ribadedeva

Además, en el mismo pueblo puedes encontrar buena cocina indiana. Y si quieres asomarte a la costa, bellos acantilados como los de Pimiango – que cuenta con un espléndido mirador -, la cueva del Pindal, monasterios como el de Tina o playas como la de La Franca te impresionarán por su belleza.

¡Ribadedeva dejará en tu mente una huella imborrable!

“Quinta Guadalupe” una casa de indianos con mucha historia en Noriega

«Quinta Guadalupe» de las más impresionantes casonas de indianos de la zona y que esconde la historia de una de las más fuertes personalidades de la emigración española.

Íñigo Noriega, conquistador en México

Iñigo Noriega fue una de las más fuertes personalidades de la emigración española a las Indias occidentales. Del mundo rural, embarcó con 14 años, logrando reunir una inmensa fortuna y para dar la medida de su triunfo, edificó una quinta de proporciones palaciegas en su pueblo natal de Colombres, «Quinta Guadalupe» en honor a su mujer, pero no pudo disfrutarla, porque las circunstancias le impidieron que pudiera culminar su biografía con el regreso…. Aunque son muchos los hechos en torno a la historia de este personaje, una anécdota cuenta que la había mandado construir para que en ella viviera el presidente Porfirio Díaz cuando fue derrocado, aunque éste rehusó el ofrecimiento y se fue a vivir a París, donde falleció….

Lo que nos lleva a preguntarnos….  

¿Qué relación tienen Iñigo Noriega y Porfirio Diaz?

(Porfirio Diaz-Militar y político mexicano, presidente de la República (1876-1880; 1884-1911)  

Anécdota, leyenda y realidad 

Siendo todavía muy joven, regentaba en México capital una cantina rotulada «El Borrego», propiedad de quien con el tiempo sería su suegro, en la que vendía diferentes bebidas destructivas a los indios, hasta que el gobernador de la ciudad publicó un edicto por el que obligaba a los propietarios de ese tipo de establecimientos que cerrasen sus puertas a las doce de la noche. Don Íñigo, por observar la ley al pie de la letra, quitó las puertas del suyo, de modo que no las podía cerrar. Aquel rasgo de ingenio llegó a oídos del presidente de la república, general Porfirio Díaz, el cual concedió audiencia al joven gachupín, y después de celebrarlo, le aconsejó que volviera a colocar las puertas en su sitio, porque en pleitos con el gobierno siempre se pierde, y también que siendo un joven de talento tan despierto, no lo desperdiciara vendiendo pulque y tequila, sino que lo dedicara a empresas de mayor aliento. Así empezó don Íñigo su carrera imparable, protegido por Díaz.

Del apoyo más o menos explícito del presidente de la república, del personal subalterno más o menos cualificado y bien relacionado, hasta jueces y alcaldes rurales a los que corrompió sin miramientos…. fueron los canales utilizados principalmente, en su marcha imparable para convertirse en el mayor hacendado de Mexico

Su despegue comenzó con la concesión (durante 90 años) para desecar la laguna de Chalco, lo que transformó aquel caldo de paludismo en la hacienda que no tardó en convertirse en la principal proveedora de maíz y otros cereales a la capital y a otras ciudades próximas. La energía que despliega Noriega a partir de entonces es extraordinaria. hablamos sobre los años1880 y a sus adquisisiones se van sumando explotaciones agrícolas, ganaderas, mineras, textiles, concesión de obras de ferrocarril… convirtiéndose en el mayor hacendado de México

En poco tiempo llegó a poseer extensas haciendas, desecó la laguna de Xico, donde mandó levantar un palacio sobre las ruinas de otro que había pertenecido a Hernán Cortés. Fundó las ciudades de Colombres y Ciudad Reinosa, fundó el ferrocarril de Xico y Riofrío a San Rafael, que conectaba sus haciendas con las ciudades de México y Puebla, y es el que aparece en la película «Que viva México», de S. M. Eisenstein, y poseía una tropa de 250 hombres, armados con carabinas 30-30.

En resumen…. ¿Quién fue Iñigo Noriega, el indiano que conquistó México?

Su vida:

Personaje vinculado a la gran economía terrateniente y financiera, a la política, a la literatura, a la leyenda y a la historia de México. Cantinero en la ciudad de México, comerciante, tabaquero, hacendado, financiero, fundador de ciudades, amigo y hombre de confianza del presidente Porfirio Díaz.

Su familia:

Como en Noriega todo era desmesurado, tuvo once hijos legítimos e incontables naturales: según algunos, llegó al centenar. Pero sus relaciones con la familia fueron malas, desheredó a una de sus hijas por no haberse casado con el adecuado, y otra de sus hijas fue asesinada por su hermano, que se suicidó: una extraña historia de locura e incesto, digna de una tragedia griega.

Su final:

La revolución mexicana puso a don Íñigo contra las cuerdas. Perdió todas sus posesiones rurales, le fueron embargadas las urbanas y en los momentos más virulentos, tuvo que refugiarse en Texas, donde queda dicho que fue «sheriff». Su salud empezaba a resquebrajarse, pero no por ello dejó de luchar, pleiteando tenazmente contra el Gobierno que le había arruinado. El presidente Venustiano Carranza le propuso un acuerdo para devolverle parte de sus posesiones y que incluía la declaración de que nunca había sido amigo de Porfirio Díaz, cosa que el indiano no aceptó. Era valeroso, orgulloso y leal. Murió en México el 4 de diciembre de 1920.

Resumen de la fuente INE.es 

¿Se puede visitar «Quinta Guadalupe»?

Una vez fallecido en México Iñigo Noriega, «Quinta Guadalupe» pasó a ser Casa de Reposo y Hospital de Sangre. Fue adquirido posteriormente por el Estado español y dedicado a Centro de Auxilio Social y hoy en día es «Casa Museo de la Emigración» y sede de la Fundación Archivo de Indianos, centrado en el fenómeno de la emigración en América. 

¿Qué nos vamos a encontrar?

En la Quinta Guadalupe,  se han reconstruido algunas dependencias con mobiliario de la época, que ofrecen al visitante un reflejo de la «Casa Indiana». El resto del edificio está ocupado por una exposición sobre los distintos aspectos de la emigración: la salida de los emigrantes y los puertos de destino, los grandes centros sociales de la emigración española, etc

Lugares increibles que descubrir en Llanes

Hay un montón de lugares que ver en Llanes y en las cercanías, para disfrutar de uno de los pueblos más bonitos de Asturias.

Paseo de San Pedro, que ver en Llanes
Disfrutando de un buen paseo por los mejores rincones de Llanes.

El Llanes de hoy se asienta sobre los pilares de lo que fue el primitivo núcleo de población ya documentado en el siglo XII. Sus múltiples atractivos, sus increíbles playas, su riquísima gastronomía y la cercanía con los Picos de Europa le han convertido en una referencia turística en Asturias indiscutible. ¿Quieres saber más?.

Que ver en Llanes, los imprescindibles



Una visita completa al centro urbano de Llanes te llevará fácilmente una jornada completa. Tómatelo con tranquilidad y disfruta del momento. Esto son los imprescindibles que ver en Llanes en un día súper intenso.

Monumentos y Centro Histórico


que ver en Llanes, el casco histórico
En Llanes hay mucho más que playas bonitas.

Esta zona es para tomártela con calma y, a priori, una de las que pasa más desapercibida de Llanes. Nada más lejos de la realidad. El centro histórico de Llanes, declarado Conjunto Histórico-Artístico es espectacular. Con un marcado carácter medieval, el intrincado de callejuelas nos recibe presuroso de mostrarnos sus encantos.

Entre los monumentos más representativos encontramos el Torreón y las murallas del siglo XIII, la Basílica de Santa María o el Palacio de Castañaga. Pero no son los únicos, sólo tienes que perderte por el interior del conjunto y alucinar con un montón de casonas, palacios y capillas.

Cubos de la Memoria


Cubos de la Memoria, que ver en Llanes
Los Cubos de la Memoria, junto al puerto de Llanes

Una de las imágenes más representativas de Llanes y, sin duda, un lugar para quedarse embobado durante horas. No son ni más ni menos que un conjunto de bloques de hormigón rectangulares cuya función es la de proteger el puerto de Llanes. Pero estos son muy especiales. Cada uno es una pequeña obra de arte creada por el pintor vasco Agustín Ibarrola. Predominan los colores chillones y alegres. Y en días de fuerte oleaje es una maravilla verlos fundirse con el mar.

Puerto de Llanes


A cualquier hora del día y de la noche, el puerto de Llanes es un magnífico lugar para pasear y relajarse en alguno de sus numerosos bares y restaurantes. Desde los ya mencionados Cubos de la Memoria, sólo debemos continuar caminando para adentrarnos en un estrecho entrante de mar. Allí los barcos reposan plácidamente y nos dejan algunas de las mejores instantáneas de la villa justo antes de llegar hasta al pequeño faro de Llanes.

Paseo de San Pedro


que ver en Llanes, el paseo de San Pedro
El idílico paseo de San Pedro junto al casco histórico de Llanes.

Sin duda, mi rincón preferido que ver en Llanes. Se trata de un paseo en altura que goza de las mejores vistas sobre el casco histórico de Llanes y de buena parte de la costa cantábrica. El camino, alfombrado de hierba de un verde eléctrico, comienza junto a la playa de El Sablón y bordea un tramo espectacular de acantilados. No te lo pierdas, te va a sorprender.

Palacios de película


Y cuando digo película me refiero al género romántico pero también al de terror. Llanes está repleto de palacetes que nos dan la bienvenida justo en la entrada de la ciudad, a ambos lados de la avenida Concepción, y nos transportan a otro tiempo. Al de las casas de verano de la aristocracia y las grandes mansiones de indianos. Son una auténtica maravilla. Sin embargo, algunas se encuentran en evidente estado de abandono y generan algo de desasosiego.

Palacios indianos, que ver en Llanes
En este bonito palacio se rodó la película El Orfanato.

Una de ellas, la Villa Parres, ha ganado gran popularidad al convertirse en escenario posible de la película española El Orfanato.

Toda esta zona de la costa asturiana está repleta de ejemplos de este tipo de arquitectura indiana. Colombres es el máximo exponente y un lugar ideal para disfrutar de un buen paseo gracias entre palacios de cuento.

Qué ver en Llanes: las mejores playas



En la misma localidad de Llanes tienes unas cuantas playas para elegir. Todas urbanas pero con algunas diferencias. Debes tener en cuenta que el Concello de Llanes cuenta con un total de 30 playas. Hay que elegir, es difícil que te de tiempo a verlas todas. Yo tengo mi playa favorita que ver en Llanes, por supuesto, y ocupa el segundo puesto 😉 .

Playa de El Sablón


Playa de El Sablón, qué ver en Llanes
Una playa espectacular en el centro de Llanes.

Junto al paseo de San Pedro y en pleno centro de Llanes, esta pequeña playa de arena dorada es una de las más bonitas y fotogénicas, pero también cuenta con mayor ocupación. Muy recomendable simplemente sentarse a observar el panorama con un helado Revuelta en la mano. Están buenísimos.

Playa de Toró


Playa de Toró, que ver en Llanes
Playa de Toró, un imprescindible que ver en Llanes

La playa de Toró es una de las más curiosas y fotogénicas de la zona. Se encuentra a sólo un corto paseo del centro de Llanes y se caracteriza por una gran concentración de rocas puntiagudas en medio de una playa de arena muy fina y del mar. Un lujazo para cualquier fotógrafo.

Playa de Poo


Playa de Poo, las mejores playas que ver en Llanes
Una playa súper apetecible a sólo 2 kilómetros de Llanes.

Ya fuera del pueblo de Llanes pero a sólo 2 kilómetros nos encontramos con esta fantástica piscina natural. Y es que la playa de Poo cuando sube la marea ve reducida su zona de arena drásticamente para convertirse en una auténtica piscina de aguas poco profundas. Una maravilla también para la fotografía y tomar un baño en días de mucho oleaje.

Qué ver cerca de Llanes



La lista de sitios increíbles que ver cerca de Llanes podría ser interminable pero he querido reducirlo a sólo 4 rincones. Mis favoritos. Todos se encuentran a menos de 30 minutos en coche del centro de la villa asturiana. Y, por si te quedas con ganas de más, te aconsejo que no te pierdas este artículo con las mejores playas y pueblos de la costa asturiana.

Bufones de Pría


Bufones de Pría, que ver cerca de Llanes
Los Bufones de Pría en acción.

¿Quien no ha oido hablar de los Bufones de Pría?. Han ganado muchísima fama durante los últimos años y muy merecida. El fenómeno de los bufones, cuyo mejor ejemplo lo tenemos en Pría, no es otro que el de la aparición de grietas en la roca caliza de un acantilado. En momento de mayor agitación marítima, el agua del mar se cuela por los agujeros provocando auténticos surtidores de agua a presión.

Si tienes la suerte de verlos en acción será un recuerdo imborrable. Además, por esta zona se puede hacer una ruta de senderismo muy bonita.

Playa de Gulpiyuri


playa de Gulpiyuri, las mejores playas que ver cerca de Llanes
Gulpiyuri, una playa de interior cerca de Llanes.

Otro de los rincones más famosos de asturias. Hace unos años nadie había oido hablar de ella. Hoy se ha convertido en una playa muy popular en España. No es la más bonita, ni la más salvaje, ni siquiera tiene el mejor entorno. Pero es una playa de interior. Y no todos los días se puede ver algo tan especial. Un arenal situado a varios metros de la costa que se nutre de las mareas a través de un túnel natural excavado en la roca. Sí, es lo que estás pensando. Ese túnel es un bufón.

Buelna y bufones de Santiuste


playa de Cobijeru, las mejores playas que ver cerca de Llanes
Playa de Cobijeru, otra playa de interior menos conocida.

Si os ha gustado la idea de visitar bufones e increíbles playas de interior, aquí tenéis una opción mucho menos turística. Junto a la preciosa y diminuta localidad de Buelna, nos encontramos con otra playa igual de curiosa que la de Gulpiyuri, la playa de Cobijeru. Una zona repleta de bufones, los llamados bufones de Santiuste, que nada tiene que envidiar a sus hermanos más famosos. Este lugar es realmente impresionante.

Playa de Torimbia


Las playas más bonitas que ver en Llanes
La increíble playa salvaje de Torimbia

Sin duda, es una de las playas más bonitas de toda Asturias. Con forma de media luna perfecta, esta playa está resguardada por unos escarpados acantilados. Tradicionalmente por su ubicación, siempre ha tenido el carácter de playa nudista. Pero eso no quita para que podamos observar esta belleza salvaje desde un fantástico mirador.